Eike Batista, un ‘rey Midas’ caído en desgracia

EL HERALDO  y EFE

EFE

| 05 de Febrero de 2017 – 00:10

El empresario brasilero, que llegó a ser uno de los diez hombres  más ricos del planeta, se encuentra desde el pasado lunes en una celda de la cárcel de Río de Janeiro, por presunta corrupción.

Eike Batista, hoy de 60 años de edad, es el personaje que acapara más prensa en Brasil, en las últimas cuatro semanas. Bueno, al fin y al cabo, este hijo de padre brasilero, Eliezer Batista da Silva, ministro de Minas y Energía de su país de 1979 a 1986,  y de madre alemana, ha ocupado páginas y páginas de periódicos y las revistas de farándula. Lo novedoso en esta oportunidad es que por primera  vez figura en las secciones de judiciales.

Este personaje pasó su infancia y adolescencia entre Brasil,  Alemania, Bélgica y Suiza. Él ascendió rápido en el mundo rosa y las finanzas. A los 21 años de edad organiza una compra y venta de oro, y generó 6 millones de dólares.

Ello lo llevó a ingresar, sin pedir permiso, en la alta alcurnia, en un tú a tú con lo que vale y pesa. No había  control económico. Se le medía a todo. Por eso es que en su país la gente no sale del asombro, porque ese hombre que en sus años dorados era motivo de envidia, hoy en día no refleja esa opulencia en su rostro, y mucho menos en el instante en que fue capturado por la policía a su regreso de Nuerva York, el pasado 30 de enero en Río de Janeiro.

Del más rico, al piso

Eike Batista llegó a ser el hombre más rico de Brasil, pero el considerado ‘rey Midas’, se encuentra desde hace una semana en una celda del complejo penitenciario de Bangú, en las afueras de Río de Janeiro, por su presunta participación en la trama  de corrupción de la petrolera estatal brasilera, Petrobras. El está acusado de haber pagado comisiones ilegales por 16,5 millones de dólares al exgobernador de Río, Sergio Cabral, para que le adjudicaran contratos públicos y del manejo de información privilegiada para sus negocios. Precisamente, a Bangú se encontrará con  Cabral.

Él fue declarado prófugo de la justicia cuando la policía fue a buscarlo y no lo halló en su domicilio.  Se supo que estaba en Nueva York.

Desde la ‘capital del mundo’ anunció que retornaría a darle la cara a la Justicia. Se especuló sobre un acuerdo para obtener rebaja, pero Eike lo negó.

“Llegó el momento de dejar las cosas claras”, dijo. Admitió que el tema de la corrupción “es mayor de lo que se imagina” y que eran los políticos quienes “presionaban” para conseguir comisiones ilegales.

Para el pago de las comisiones a Sergio Cabral armó toda una telaraña. Usó un contrato “ficticio”, según la Fiscalía, que simuló la compra de una mina de oro a testaferros del exgobernador de Río, preso desde noviembre pasado por la creación de “una organización criminal” en 2002, cuando era diputado regional  en Río de Janeiro. Ese grupo se expandió a partir de 2007 y le permitió ocultar en cuentas en el exterior hasta 100 millones de dólares procedentes de sobornos.  El cargo de gobernador lo ejerció hasta 2014.

El que nació en cuna de oro

Con la orden de arresto expedida contra Batista se le pone, por lo menos hasta ahora, final a la hoja de vida de este empresario de vida ostentosa y que hasta hace poco se codeaba con los personajes de la política y la farándula. Entre esta última, figura la cantante Madonna, a quien le entregó 7 millones de dólares para sus campañas sociales por todo el mundo. “No quiero ser solo el hombre más rico de Brasil, quiero ser también el más generoso”, manifestaba  cada vez que hacía abultadas donaciones.

Sus relaciones políticas fueron claves para este crecimiento en el mundo de los negocios. En 1982 fundó el Grupo EBX, que se encargaba de la minería, el petróleo, los diamantes, la energía, logística  y el entretenimiento.

En 1990 amplió su radio de acción en Colombia, Chile, Perú, Ecuador, Venezuela, Nicaragua, Estados Unidos, Canadá, Congo, Grecia, República Checa, Rusia y Australia.

En Colombia creó la CCX, minería y carbón, vendió sus activos a la empresa Turca Yildirim.

Sus negocios se expandieron en la primera década de este siglo, cuando el Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva, hoy reo en cinco procesos por presunta corrupción, apostó en el desarrollo del sector petrolero brasileño.

En 2010 fue incluido entre las diez personas más ricas del mundo por la revista  Forbes, que le atribuyó una fortuna de casi 30.000 millones de dólares, cuya tercera parte habría ganado sólo durante 2009.  En 2012  su fortuna llegó a 10.1 billones de dólares para ocupar el tercer lugar del más rico de Brasil y 75 en el mundo.

En esa época donó 13 millones de dólares a la campaña para la promoción de Río de Janeiro como sede de los Juegos Olímpicos (JO) de 2016, que finalmente la ciudad obtuvo.

Batista adquirió el tradicional hotel Gloria y la marina que serviría de sede a las pruebas olímpicas de vela, pero en 2010 el empresario que parecía convertir todo en oro comenzó a caer en desgracia, lo que analistas del mercado atribuyeron al descontrol en que habían caído sus inversiones.

Unas de las excentricidades de Eike era  coleccionar coches, como el Lamborghini Aventador con el que aparece aquí en la sala de su mansión, el cual terminó vendiendo por un millón de dólares,   en el inicio del desplome económico.
Unas de las excentricidades de Eike era coleccionar coches, como el Lamborghini Aventador con el que aparece aquí en la sala de su mansión, el cual terminó vendiendo por un millón de dólares, en el inicio del desplome económico.

A declarar la quiebra

Ello lo llevó a declarar en quiebra algunas de sus empresas, a vender otras y a abandonar muchas obras para los JO que habían sido adjudicadas a sus empresas.

También se deshizo de muchos de sus lujos, como el Lamborghini Aventador LP700-4 que usaba sólo como objeto decorativo en la enorme sala de su casa y que vendió por un millón de dólares.

El año pasado  Batista se presentó a la Justicia para colaborar con las investigaciones sobre la corrupción en la estatal Petrobras, que afectan a decenas de políticos y empresas del sector privado. Admitió la entrega de ‘donaciones’ a campañas políticas, las cuales no declaraba con el compromiso de recibir contratos con entidades públicas.  Estos ‘obsequios’ tuvieron por el orden de los 4 millones de dólares. Trece partidos resultaron beneficiados, y según la prensa la expresidenta Dilma Rousseff figura en la lista, al igual que su fórmula a la vicepresidencia, Michel Temer, quien es el actual mandatario de Brasil.

Él  -Eike- quien fuera gobernador de Valadares, Minas Gerais, que tuvo como esposa a Luma de Oliveira, de 1991 a 2004, con la que tuvo dos hijos: Thor y Olin Batista, y que desde hace trece temporadas vive con Flavia Samopaio, cayó en los tejemanejes de la corrupción.

El hijo de un exministro, que no terminó sus estudios universitarios y que pronto demostraría que había nacido para vivir bien y  tener   dinero rápido, que disfrutaba con la ostentación, el despilfarro y las excentricidades ahora la Justicia lo tiene contra las cuerdas y no lo deja respirar. Y esto apenas comienza.

William Vargas Lleras

Esta es la mansión de Batista, ubicada en el barrio carioca de Jardín Botánico.
Esta es la mansión de Batista, ubicada en el barrio carioca de Jardín Botánico.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s