Razones que hunden el petróleo van para largo

 

Oferta de Irán no incidirá en precios. Analistas confían que la producción caiga este año.

Por: CARLOS ARTURO GARCÍA M. | 8:39 p.m. | 24 de enero de 2016 Algunos analistas confían en que este año se modere la sobreoferta mundial de crudo.
Foto: Archivo
Algunos analistas confían en que este año se modere la sobreoferta mundial de crudo.
Si hay un mercado vulnerable a cualquier fenómeno político, climático, económico y hasta cultural, ese es el petrolero. Así quedó demostrado el miércoles de esta semana con la caída en los precios del crudo a niveles no vistos desde hace 12 años –26,6 dólares el barril de WTI, principal referencia para Colombia– y su posterior recuperación dos días después, a 32,19 dólares, alentado por nuevos estímulos a la economía anunciados por el Banco Central Europeo (BCE) y el fuerte invierno que golpea a Rusia.

Algo que los analistas consideran puede ser ‘flor de un día’, pues lo que necesita el mercado es un verdadero recorte en la producción mundial del crudo para que se genere un cambio en su valor, es decir que los precios se mantengan al alza en adelante. (Lea también: Los retos de Ecopetrol con un petróleo por debajo de los 30 dólares)

Pero este no es el escenario que están viendo algunos expertos consultados, para quienes la abundante oferta de los países productores, el ingreso de Irán al mercado, la cuota ganada por Estados Unidos con sus yacimientos no convencionales y la menor demanda de China harán que siga la volatilidad en el mercado de esta materia prima.

Algo que corrobora el más reciente informe de la Administración de Información de Energía de Estados Unidos (EIA, por sus siglas en inglés), en el que evidencia el temor por una mayor oferta de crudo y la baja capacidad del mercado de absorberla.

“El mercado petrolero corre el riesgo de ahogarse en el exceso de oferta y sus precios, irse más abajo”, dice el documento revelado esta semana y que, en parte, provocó la caída del miércoles.

No obstante, algunos analistas confían en que este año se modere la sobreoferta mundial de crudo y, aunque Estados Unidos ha logrado ser más eficiente en su producción, reduzca aún más su oferta de esquistos, algo que se viene dando desde mediados del año pasado.

También hay quienes ven que Irán, con su oferta de entre 300.000 y un millón de barriles, no tendrá mayores repercusiones en los precios, pues el mercado ya descontó tal efecto.

“Tanto por fundamentales como por no fundamentales, el precio está abajo, y eso para países exportadores como Colombia es preocupante, aunque no somos tan dependientes del petróleo como Venezuela o Arabia Saudita. Ahora, sí es una parte importante de la economía colombiana (el crudo), y en ese sentido preocupan los actuales precios”, sostiene Alejandro Martínez Villegas, socio de AMV Consultores. (Vea aquí: Petróleo barato: bendición de unos, castigo para otros)

Se estima que los recursos que ingresan a la Nación provenientes de las exportaciones de crudo rondan hoy el 2 por ciento, cuando un par de años atrás eran el 20 por ciento.

El problema que avizoran los expertos es que la temporada de bajos precios del petróleo se puede extender por dos años más, y ese parece ser el consenso del mercado.

Las apuestas de los analistas, solo para el 2016, apuntan a un costo promedio del barril de entre 37 y 61 dólares en la referencia WTI, aunque se estima que el precio puede caer en algún momento a niveles de los 20 dólares.

Francisco José Lloreda, presidente de la Asociación Colombiana de Petróleo (ACP), dice que es difícil saber cuándo se producirá un verdadero rebote en los precios del crudo y cómo será el proceso de estabilización de estos. De lo que sí está seguro es de que una situación como la actual no es muy soportable para los países ni las empresas en el largo plazo.

“Lo que nosotros vemos, además de esos factores, es que hay mucha especulación con los precios y de expectativas de ingresos de nuevos productores. Debemos tener presente que esta es una industria acostumbrada a hacer apuestas de largo plazo, y las empresas están haciendo lo que corresponde, se están ajustando para salir adelante”, dice.

El problema para un mercado como el colombiano, donde producir petróleo no es tan barato, es que unos precios en niveles de 30 dólares el barril limitan cada vez más las posibilidades de inversión en aquellos proyectos en los que su costo no resulta muy rentable para las compañías.

Martínez Villegas dice que, en un escenario como este, Colombia enfrenta una encrucijada no solo porque las probabilidades de incumplir la meta del millón de barriles son altas, sino porque se requiere redoblar los niveles de inversión, producción y, por supuesto, en exploración.

Lo preocupante es que “eso no se dará en la medida en que el país no es competitivo en materia de costos de operación respecto a otros países, lo que sugiere que las inversiones (de las compañías) se harán donde sea más rentable, mucho más en un escenario de precios bajos, con niveles de caja golpeados de forma dramática por esos bajos precios”, precisó. (Además: ¿Qué le espera al petróleo tras el desplome de su precio?)

Para los analistas está claro que Colombia debe adaptarse a este nuevo escenario rápido y con mucha decisión, porque los niveles de producción declinarán desde este año, por eso dicen que es urgente mejorar la competitividad de las compañías.

China baja su demanda, pero seguirá siendo clave

China sigue acaparando las miradas del mundo debido al menor ritmo de su economía. Para los analistas es claro que esto hará que su demanda de petróleo se reduzca este año, lo que tendrá un impacto en los precios. Pero esto no impedirá que continúe como jugador clave dentro del mercado petrolero mundial.

La Administración de Información de Energía de Estados Unidos (EIA) espera que la demanda del gigante asiático aumente su demanda estará por debajo del de la tendencia reciente.

Para los analistas de Corficolombiana, “una situación similar se presentaría en India, en donde se estima un aumento del consumo (de petróleo) en 4,3 por ciento durante el 2016”, si se tienen en cuenta los cálculos de la EIA.

Agrega que, entre los emergentes, en América Latina el crecimiento de la demanda de crudo será muy moderado y apenas se esperan aumentos por 0,01 millones de barriles producidos por día, en línea con la caída de la economía presentada por la región en el último año.

Los economistas de Bancolombia, por su parte, ven que la oferta se ha adaptado a un entorno de precios bajos, mientras que la demanda sigue sin repuntar.

“Esto llevará a que los precios no suban de forma considerable en nuestro horizonte de proyecciones”, precisan.

EE. UU. resiste la coyuntura

Los grandes productores de petróleo en el mundo decidieron hace año y medio no recortar su oferta, buscando bajar los precios y así evitar que Estados Unidos se convirtiera en un jugador importante en el mercado petrolero, y menos que alcanzara la autosuficiencia en este frente.

Pero eso no se ha dado, ha habido una reducción muy leve en los niveles de producción de los Estados Unidos, y eso se explica por dos fenómenos, según Alejandro Martínez, de AMV Consultores.

El primero, la eficiencia alcanzada en esas operaciones de yacimientos no convencionales; el segundo, que la banca ha seguido financiando a estas empresas, con lo cual sus problemas de liquidez se mantienen y, por esta misma vía, su capacidad de producción.

Incertidumbre por la reactivación de Irán

Frente al efecto que traerá la llegada de Irán al mercado petrolero, hay quienes afirman que esto ya fue descontado y es poco probable que en el futuro produzca bajas adicionales en las cotizaciones.

No obstante, algunos analistas sostienen que, si bien la cuota de oferta de crudo de Irán podría alcanzar en algún momento hasta el millón de barriles, creen que este país deberá hacer grandes inversiones para lograr esa cuota, en tanto que dudan que la calidad de su petróleo pueda estar a la altura de sus competidores.

Según la EIA, “el desafío es encontrar compradores dispuestos a tomar más crudo en un mercado ya saturado”.

Otros advierten que, si su infraestructura no está preparada para reactivar pronto su producción de crudo, la tarea difícil está en hallar alguien dispuesto a invertir en un país con situación complicada.

CARLOS ARTURO GARCÍA M.
Redacción Economía y Negocios
En Twitter: @CarlosGarciaM66Texas-LLC-Cuencas-petroleras

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s